fascitis plantar

Lesiones en el deporte: Utiliza tus emociones para una rápida recuperación

Posted on

Son muchos los deportistas que tras una lesión les es complicado recuperarse y no por falta de medios o de cuidados, sino por falta de atención a la emociones. Ellas (las emociones) juegan su papel a la hora de volver al ritmo habitual.

 

El cuerpo es sabio, y aunque es ocasiones no estemos de acuerdo con el momento de una lesión, siempre esos parones tienen un “para que”emocional que en ocasiones no es fácil de descubrir.

lesion

Los síntomas físicos que tenemos en nuestro cuerpo en realidad son la expresión física del leguaje de nuestro inconsciente. Aunque nos suene raro, las lesiones no son por casualidad, ni por mala suerte, como todo en nuestra vida, son nuestra creación.

 

Vivir desde la responsabilidad en todos los aspectos de la vida, a veces y sobre todo al inicio de esa toma de conciencia no es plato de buen gusto; la buena noticia es que el momento que te adueñas de todas las situaciones que te ocurren, todo empieza a ser más sencillo y sobre todo te sientes poderoso.

 

De igual manera las lesiones pueden ser resultado de diversos factores y de conversaciones mentales, como por ejemplo: miedo al fracaso, la excesiva competencia, miedos sobre el que dirán, expectativas…teniendo lugar de manera consciente o no. Ese estrés emocional no ayuda, y sobre todo a la hora de la recuperación.

 

Por lo que es importante gestionar tanto la parte física de la recuperación con los profesionales pertinentes como la parte emocional.

 

A la hora de la llegada de una lesión el primer paso para la recuperación es la gestión de las emociones negativas que se generan debido a los pensamientos negativos que se crean.

 

Un buen análisis de la situación tanto deportiva como personal puede darte pistas sobre el desencadenante de la lesión, y sobre todo te ayudaráa parar e incluso sacar todos esos pensamientos negativos que tu mente empieza a crear.

 

Donde pones tu atención va tu energía por lo que si tu atención la diriges al análisis y de manera consciente empiezas a elegir otros tipos de pensamientos constructivos y motivadores, las emociones que sientas irán en esa dirección, eliminando la parte emocionalmente estresante de la situación, quizásiendo ese un factor limitante para la recuperación.

 

lesionblog2

 

Vamos a darte 5 claves emocionales para que puedas gestionar tu recuperación:

 

1. Acepta la responsabilidad de tu lesión

 

Esta acción te devuelve tu poder personal e incrementa tu liderazgo en esos momentos tan delicados donde hay que sacar fuerzas más alláde lo que sientes. La culpa lleva implícita el castigo, por lo que simplemente séresponsable, de esta manera ya estás predispuesto para la acción.

 

2. Mantén una actitud positiva

 

Son esos momentos, cuando más cuesta estar animados, donde es más importante poner la atención en lo positivo de la situación, aunque parezca que no hay nada. Sobre todo es vital las conversaciones que tienes contigo mismo, y eso es algo que solo depende de ti. Busca imágenes en tu mente que te den impulso para estar motivado y positivo, eso te ayudaráy mucho en la recuperación.

 

 

3. Usa tu mente para sanar tu cuerpo

 

Hay ya investigaciones que demuestran que la mente puede acelerar el proceso de recuperación. Una técnica muy usada es la visualización. Como te mencionábamos antes busca imágenes mentales sobre el estado deseado. Sobre ellas lo importante es que lleves la sensación al cuerpo, que sientas la emoción que te hace sentir bien y recuperado. Nuestro inconsciente no diferencia entre real e irreal, por eso el sentir esas emociones hace que el cuerpo crea que esta sucediendo en realidad y aceleraráel proceso.

 

4. Mantén contacto con otros

 

El compartir lo que ha sucedido, y apoyarte en otras personas, te daráánimos y fuerzas para seguir adelante. Una buena manera de eliminar esos pensamientos negativos es sacándolos fuera de ti. Atención! que no se convierta en una costumbre. Sobre todo apóyate en esas personas que sabes que te quieren y te motivan e inspiran a seguir siendo el campeón que eres.

 

 

5. Establece objetivos

 

Un paron, no quiere decir que abandones tus planes. Reorganiza si es necesario tus objetivos, establece algunos nuevos. Lo importante es mantener a tu mente activa hacía la siguiente meta y no regodearse en lo sucedido. Estos imprevistos suelen ser una buena oportunidad para parar y mejorar cosas.

 

 

Ya tienes algunas claves para poner en practica, aunque a veces los cambios no nos gustan y sobre todo si hablamos de lesiones. Busca una interpretación de la situación que te lleve a un lugar mejor del que estabas anteriormente y sobre todo confía en que las cosas suceden por algo, y ese algo es porque es lo mejor para ti.

 

A veces nos enfocamos en el árbol y no vemos el bosque. Ante situaciones incomodas, como pueda ser una lesión, mira el bosque y dale una perspectiva que te ayude y te de fuerzas.

 

Y recuerda que hagas lo que hagas ten presente que MEreces EMOCIONArte.

 

Si tienes alguna pregunta sobre lo que has leído, ya sabes que puedes mandarnos un email a info@altorendimientoemocional.com y estaremos encantados de apoyarte.

 

Gracias a Sanus Vitae y en especial a Rubén, por compartir con nosotros y permitirnos hacer lo que más nos gusta que es apoyar a las personas. Esperamos que este artículo te sirva para avanzar y sobre todo para seguir ganando la batalla a la mente, que en ocasiones nos pone limites, cuando sabemos en el fondo que somos seres ilimitados.

 

El Equipo de Alto Rendimiento Emocional

@AltoRendEmocion

www.altorendimientoemocional.com

 

Anuncios

El Corredor y la fascitis plantar (II): Prevención y tratamiento

Posted on

Ante la pregunta de si se puede correr con fascitis plantar, la respuesta es sí, pero para ello tendremos que tener en cuenta ciertos consejos.

– Revisar el calzado, en la fase de dolor usar deportivas con mayor amortiguación para los entrenamientos.

Evitar superficies duras e irregulares, en la fase de dolor entrenar en terrenos más blandos y regulares.

Bajar el ritmo de entrenamiento. Solo si es necesario.

– Descargar la zona mediante plantillas a medida o taloneras viscoelásticas durante la carrera o marcha.

– Tanto para la prevención como para el tratamiento es muy importante la realización de ejercicios específicos como los que os mostramos a continuación:

Aplicar hielo 10 minutos varias veces al día. Y después del entrenamiento o práctica deportiva.

– Presión firme sobre una botella de agua pequeña congelada o una pelota de tenis. Haciéndola rodar de talón a dedos varias veces

 –Estiramientos analíticos progresivos con el fin de liberar la fascia y romper adherencias. Estiramiento mantenido de 1-3 minutos

ImagenImagen

 – Estiramientos analíticos de gemelo y de soleo. Mantener la postura de 15-30 segundos y repetir 10 veces

             

               Imagen

 

 

Trabajar la musculatura propia del pie. Con ejercicios simples como arrugar una toalla con los dedos de los pies, o recoger un lápiz del suelo. Repetir el ejercicio 10 veces

 ImagenImagen

Mención a parte del uso de Vendaje Funcional. En algunos pacientes, y fundamentalmente ante la necesidad imperial de competir, es eficaz la utilización de vendajes con TAPE por su capacidad de absorber el impacto y proteger la fascia.

Es muy importante que ante el primer síntoma de alarma (dolor matutino) el deportista se ponga manos a la obra. La recuperación es lenta, con buen pronóstico si se inicia el tratamiento las primeras seis semanas.

Si con estos consejos no se encuentra una mejora seria de gran interés ponerse en contacto con el fisioterapeuta. Con un análisis exhaustivo se podrá realizar un plan de tratamiento específico e individualizado. Buscar la solución al problema, atacar a la causa, corregirla y posteriormente prevenir su reaparición.

Escucha tu cuerpo y ponte manos a la obra ante el primer síntoma de alerta. Gasta un poco de tiempo en elegir el calzado adecuado, en realizar los cuidados necesarios y ponte en manos de personal cualificado, habla con tu preparador físico y tu fisioterapeuta.

Invertir en estos pequeños detalles es prevenir daños mayores en el futuro.

Marcos Lorente

Fisioterapeuta

Colegiado CV.2200

El corredor y la fascitis plantar (I)

Posted on

  • El running está ganando muchos adeptos en los últimos años.
  • Se estima que en nuestro país existe la friolera cifra de 2.5 millones de corredores más o menos recurrentes.
  • El incremento, desde 2008, de carreras populares es del 50%, aproximadamente 3.000 anuales.

Grandes son los beneficios del running, pero a veces aparecen pequeños contratiempos que nos impiden disfrutar de la práctica deportiva.

La fascitis plantar se ha convertido  en un problema muy común entre la comunidad de corredores. En este artículo intentaremos comprenderla y como atajarla.

LA FASCIA PLANTAR

Para saber en qué consiste la fascitis plantar debemos conocer cuál es la estructura responsable de las molestias. La fascia plantar es una potente membrana de tejido conectivo que se extiende des de la porción inferior del hueso talón a la base de los dedos de los pies.

Su función es la de tensar la base del pie manteniendo la curvatura plantar para amortiguar el impacto durante la marcha o la carrera, y proteger estructuras osteomusculares y neuromusculares.

De modo que consideramos que la Fascitis Plantar es la inflamación de la fascia en su inserción en el hueso calcáneo como consecuencia de microtraumatismos repetitivos que el organismo no tiene tiempo de reparar. Llegando a producir su degeneración si no se toman las medidas oportunas.

CAUSAS

La fascitis plantar se produce como consecuencia a la constante tensión a la que está sometida, asociada a factores predisponentes como:

Alteraciones anatómicas de los pies. Bien demasiado planos o demasiados arqueados, estos últimos con una fascia corta e inflexible.

– Posición en valgo del retropié (corredores con pie pronado)

Acortamiento del tendón de Aquiles y excesiva tensión de gemelos y soleo. Esto provoca una tracción del calcáneo y una mayor tensión para la fascia.

Otras causas:

Iniciarse en el running de forma no gradual y con entrenamientos demasiados exigentes y sin el asesoramiento adecuado.

Exceso de carga (largas distancias) o correr por terrenos irregulares sin el entrenamiento adecuado

Calzado inadecuado y con sujeción insuficiente

Edad. Asimilar las limitaciones de cada uno. La fascia pierde elasticidad, su poder de absorber impactos y su capacidad de regeneración. Necesario adaptar el entrenamiento.

– Y muy a tener en cuenta, ahora con la llegada del buen tiempo, y más por deportistas que ya han padecido episodios anteriores. El uso habitual de chancletas agrede a las fascia por ser un calzado muy plano y de escasa sujeción.

CLÍNICA

-El primer síntoma de alarma del deportista es el dolor matutino localizado en la base del talón, que incrementa con el apoyo, y disminuye a lo largo del día.

-Se aprecia una fascia tensa y endurecida, dolorosa a la palpación y al estiramiento.

Dolor tras el entrenamiento, incluso durante la carrera o la marcha.

-En fases más avanzadas dolor al estar de pie e incluso en reposo.

-Radiológicamente puede aparecer un espolón calcáneo. No es la causa del dolor sino la consecuencia de que existe una reiterada tracción por una fascia excesivamente tensa.

En próximos artículos, hablaremos sobre la prevención y el tratamiento de la fascitis plantar.

Marcos Lorente

Fisioterapeuta

Colegiado CV.2200