ciclismo

La relación entre el entrenador y el deportista: la relación entre la carga externa y la carga interna.

Posted on

Cuántas  veces hemos salido a entrenar con un amigo, el cual lleva unos meses entrenando y te dice: “no, tranquilo, hoy me toca un día suave. Salimos juntos y así aguantas bien”. Y al finalizar el entrenamiento, él está bien y tú estás muy cansado. Este sería el claro ejemplo de la relación entre carga externa y carga interna.

Image

La carga externa hace referencia a la “objetividad” del entrenamiento, a aquellos datos medibles que van a estipular un entrenamiento de forma planificada (volumen, intensidad, metros, velocidad, peso, etc.). Por otro lado, la carga interna es la “subjetividad” del entrenamiento, la llamada carga fisiológica, es el efecto que la carga externa provoca a nivel interno al deportista.

Una vez puestos en contexto, vamos a ver cómo ambos tipos de carga deben estar relacionados. Sin carga externa, no hay carga interna. Es decir, si no hay una planificación del entrenamiento, saber qué quiero entrenar y porqué, no van a haber efectos sobre el deportista. Ahora bien, la carga externa debe estar perfectamente relacionada con la carga interna para que el entrenamiento sea óptimo. Por ejemplo, si el objetivo es trabajar la tolerancia al lactato, el entrenamiento para el deportista debe ser de alta fatiga y alta sensación de esfuerzo. Si esto no ocurre así, no estarán bien relacionada ambos tipos de carga. Mirándolo desde el otro punto, si el objetivo es hacer una sesión para la regeneración del esfuerzo, y el deportista tiene molestias pasando dos o tres días esto supone que la carga externa ha sido más elevada.

Por lo tanto, ¿cómo podemos ajustar bien la carga de forma que el entrenador consiga lograr los efectos óptimos sobre el deportista?

Image

– En primer lugar, hay que conocer al deportista. Correr 8km no va a ser lo mismo para un maratoniano que para una persona que acaba de empezar con el deporte. La carga externa es la misma pero no será igual la interna.

– En segundo lugar, acercar al máximo la carga externa con la carga interna. Tanto el entrenador como el deportista deben tener claro cuáles van a ser sus objetivos. Por tanto, el entrenador debe buscar unas sesiones que permitan tener los efectos óptimos (ni más, ni menos).

– En tercer lugar, evaluar cada entrenamiento. Muchas veces se planifican los entrenamientos a largo plazo, con las sesiones marcadas pero sin conocer como están afectando estas sesiones. Y además, lo más normal es evaluar la carga externa: contar los metros, buscar las pulsaciones, mirar la velocidad, encontrar el peso ideal, ect., dejando de lado la evaluación de la carga interna.

– Y por último en cuarto lugar, mantener una relación fluida entre entrenador y deportista. El entrenador es el guía, el que indica, el que lleva al deportista hacia su objetivo. Pero al final, el deportista es el que lo consigue. Y aquí en este punto entramos de lleno en la evaluación de la carga interna. El entrenador debe preguntar a su deportista por sus sensaciones, cómo se ha sentido, si se ha cansado o no, etc., y a partir de este punto hacer relación con la carga externa que se le ha aplicado. Y desde este punto entramos en un proceso de retroalimentación donde volveríamos al punto primero y segundo: cada día conocer al deportista para poder acercar al máximo la carga interna con la carga externa.

En conclusión, si queremos entrenar bien y conseguir nuestros objetivos (ya sea desde empezar con el deporte hasta conseguir un reto deportivo) debemos saber porqué hacemos las cosas. Debemos tener claro que nuestro entrenamiento para que sea óptimo debe estar personalizado e individualizado. Para ello, se tiene que aplicar una carga externa, que quien mejor la conoce es el preparador físico. Esta carga externa debe tener los efectos correctos según el proceso de entrenamiento. Por tanto la carga externa debe estar lo más cerca a la carga interna. Y esto se consigue mediante los conocimientos del entrenador, las experiencias del deportista  y sobre todo la comunicación entre entrenador-deportista.

Vicent Gonzalez

Entrenador en Sanus Vitae

Hidratación y deporte. Aprende como tienes que hidratarte en la práctica deportiva de la mano de Sanus Vitae

Imagen Posted on

Hidratación y deporte. Aprende como tienes que hidratarte en la práctica deportiva de la mano de Sanus Vitae

¿Te sientes fatigado? ¿El calor te dificulta mucho la práctica deportiva? ¿Te cuesta recuperar?
Tal vez sea que no te estás hidratando correctamente.
Observa el cuadro de hidratación que hemos preparado para ti y consigue mejorar tu rendimiento deportivo.

Teresa Casterá Redal
Nutricionista en Sanus Vitae
Especialista en Nutrición Deportiva

A todos esos locos deportistas: Enhorabuena

Posted on Actualizado enn

Solo tengo una palabra que decir: Enhorabuena.

Últimamente, de camino al trabajo, en una carretera de unos 10 o 12 kilómetros siempre conducía solo o como mucho cruzándome con algún coche.

Ahora eso es diferente. Como voy avanzando tengo que desplazarme para adelantar a un ciclista, al kilómetro siguiente me cruzo con una grupeta de ciclistas, aparco y veo como el carril-bici está lleno de personas andando, otras patinando….Acabo de trabajar, voy al gimnasio y las clases colectivas están llenas, para realizar un ejercicio en máquina tengo que hacer cola…

¿Y eso que significa?

Que algo estamos haciendo bien. La mayoría de esa gente, antes se limitaba a acabar de trabajar y quedarse sentado en el sofá o ir al bar y cuando veían a algún avanzado a su época que se iba a correr decían entre risas: ¿Donde va ese loco?

Ahora es diferente, todas las carreras populares están repletas de deportistas, el triatlón con cada día más practicantes, las carreteras llenas de ciclistas

Y hoy solo escribía para dar la enhorabuena a todos los profesionales del sector de la actividad física y la salud, porque esto significa que algo se está haciendo bien.

Pero no quería olvidarme de dar la enhorabuena a quién realmente lo merece:

Enhorabuena a aquel operario de obra que después de ocho o diez horas en el trabajo saca fuerzas para salir a correr.

Enhorabuena a aquella madre que después de cuidar a los niños, realizar todas las tareas del hogar y mucho más, se las apaña para salir a caminar.

Enhorabuena para esa persona que está en paro y saca recursos para pagar la cuota del gimnasio o comprarse una bicicleta para poder realizar deporte.

Enhorabuena a aquel empresario que después de todo el día consigue desconectar y liberarse a través del deporte.

Y sobretodo enhorabuena a todas las parejas, padres e hijos que comprendéis a estos locos deportistas y les permitís que empleen su tiempo, sus fuerzas y sus recursos en deporte, porque sabéis que es lo mejor para ellos y para vosotros.

Rubén Gadea Mira

Preparador Físico en Sanus Vitae