¿Vale todo para que el deporte sea saludable?

Posted on

Hoy en día, la sociedad está totalmente convencida de que el deporte proporciona beneficios saludables. Estos beneficios conocidos a grandes rasgos son: prevención de lesiones crónicas, mejorar del sistema cardio-respiratorio y de la vascularización, regulación hormonal, mantenimiento activo del sistema neuronal y nervioso, fortalecimiento de las estructuras conjuntivas de las articulaciones, etc. Por lo tanto, la sociedad en general sabe que hacer ejercicio es beneficioso para la salud, pero, todo vale?
Para contestar a esta pregunta primero debemos ver los dos grandes paradigmas de los que se compone la actividad física y el deporte. Cuando realizamos deporte, podemos hacerlo encarado hacia dos grandes perspectivas o paradigmas: hacia la condición física (rendimiento deportivo) o hacia la salud.

figura2

Encararlo hacia la condición física significa mejorar el rendimiento, mejorar nuestro estado de forma, correr más, levantar más peso, correr más rápido, saltar más, etc. Esto hace que para mejorar, el cuerpo se esté llevando al límite, a esfuerzos donde se fuerzan las estructuras fisiológicas para que se produzcan mejoras en el estado de forma.
Encararlo hacia la salud significa proporcionar a nuestras estructuras fisiológicas una serie de beneficios para aumentar nuestra calidad de vida. También se mejora el estado de forma, pero sin llegar a forzar al límite.
Así pues, si decidimos entrenar para rendir, debemos saber que no todo el ejercicio físico dentro de este paradigma será bueno para la salud ya que pueden haber daños a nivel muscular o articular, donde el riesgo de lesión es mayor. Por otro lado, si decidimos entrenar para ser saludables, debemos saber que no todo el ejercicio te va a proporcionar alcanzar un gran estado de forma. He aquí lo que yo denomino la balanza deportiva:

figura1

Podemos poner un ejemplo muy general y fácil de entender a modo de explicación: si elegimos ir al gimnasio para desarrollar la musculatura, estar muy fuerte y muy marcado y poder levantar mucho peso, en este caso nos declinamos por el rendimiento. Cuando terminemos nuestro proceso de entrenamiento (si se ha hecho correctamente) podremos tener una musculatura desarrollada y fuerte, pero tal vez tengamos problemas articulares o tendinosos y se haya perdido flexibilidad y ROM articular. Por otro lado, si decidimos ir al gimnasio para tener un cuerpo funcional y saludable, al final del proceso del entrenamiento no se dotará de una musculatura tan desarrollada y definida, pero sí de una musculatura que nos permita tener un buen nivel de forma adecuado para el día a día y para prevenir lesiones
Ahora bien, no debemos confundirnos ante la explicación realizada anteriormente. Hacer deporte encarado hacia el rendimiento no significa que sea perjudicial, ya que realizar deporte, sea de la forma que sea, nos va a aportar beneficios. Tal y como muestra un estudio de la Journal of Medical Science of Sports Exercice en 2007, la mortalidad y el deporte tienen una relación indirectamente proporcional. Es decir, a mayor realización de deporte, menor mortalidad.

figura3

Tal y como vemos en el gráfico, aquellas personas que realizan actividad física de forma más asidua tienen menor riesgo de mortalidad que aquellas que son más sedentarias. También podemos ver como las personas entrenadas (fit) y las personas muy entrenadas (hight fit) tienen riesgos similares de mortalidad a pesar de que unas entrenas más que otras.
En conclusión, la actividad física y el deporte se encaran hacia dos grandes perspectivas: la salud y el rendimiento deportivo. Ambas van a ser beneficiosas para la calidad de vida de las personas, pero no todo vale en el ejercicio físico para que sea saludable. Es misión de los profesionales de la actividad física y del deporte asesorar bien a los deportistas y aplicar y asignar cargar y ejercicios de forma adecuada e individualizada para el deportista. El preparador físico es el que mejora sabe equilibrar la balanza deportiva.

Bibliografía
• DevÍs, J. y Peiró, C. (1992c). Exercise and healrh in the Spanish PE curriculum: a modifted programme ofThe exercise challenge’. En T. Williams, L. Almond yA. Sparkes (eds.) Sport and PhysicalActivity. Moving Towards Excellence (pp.418-428). Londres: E. and F.N. Spon.
• Haskell, W. et al. (2007). Physical activity and public health: updated recommendation for adults from the American College of Sports Medicine and the American Heart Association. Journal of Medical Science of Sports Exercice, 8, 1423-34

Vicent Gonzalez Alvarez
Entrenador en Sanus Vitae

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s