Las pulsaciones como método para marcar la intensidad. Introducción a la utilización de los pulsometros como marcadores de la intensidad de entrenamiento

Posted on

Cuando entrenamos podemos marcar la intensidad de diferentes formas. Hay algunas más complejas debido a la forma de recopilarlas y entenderlas, como la potencia (watios) o la cadencia; y otras más sencillas, como el tiempo que se ha tardado en recorrer una distancia, la velocidad, el ritmo o las pulsaciones por minuto.

En este artículo vamos a hablar de las pulsaciones por minuto (ppm) como método para marcar la intensidad del entrenamiento, ya que es muy usual utilizar un pulsómetro para entrenar, tanto en deportistas profesionales como en deportistas aficionados. Pero, a pesar de que muchos deportistas utilizan el pulsómetro, la mayoría no entienden la información que les proporciona. Antes de empezar, recalcar que el tema es más complejo de lo que se explica en este artículo y que influyen muchas variables. Por esta razón, intentaremos explicarlo de forma clara y sencilla para tener una idea básica y poder guiarnos mejor a la hora de entrenar.

En primer lugar, decir de forma muy sencilla que las pulsaciones son el número de veces que nuestro corazón late. Las pulsaciones marcan la frecuencia cardiaca de nuestro corazón que hace referencia a las veces que el corazón realiza el ciclo completo de llenado y vaciado (sístole y diástole) para repartir la sangre por nuestro cuerpo.

Ahora bien, ¿cómo marco la intensidad según mis pulsaciones?. Lo primero que debemos saber es que, por ejemplo, dos deportistas pueden ir a misma intensidad con diferente número de ppm. Es decir, yendo al mismo ritmo, un el deportista A puede ir a 155 pulsaciones y el deportista B a 143. Y ahí es cuando nos formulamos la pregunta:¿ cuál de los dos deportistas está más en forma?

La respuesta a esta pregunta recae toda en la misma palabra: FCmáx (frecuencia cardiaca máxima). Según la frecuencia cardiaca máxima del deportista, sus pulsaciones variarán con respecto a la intensidad del entrenamiento. Por tanto, parece que el deportista B esté más en forma porque necesita menos ppm para poder aguantar el ritmo. Pero,  si el deportista A que va a 155 ppm tiene una FCmáx de 210ppm y el deportista B que va a 143 tiene una FCmax de 179, tal vez ambos deportistas vayan al mismo ritmo, ya que la FCmáx de uno es más alta que la del otro.

Por tanto para marcar el ritmo mediante pulsaciones por minuto es importante conocer la FCmáx y así poder sacar la frecuencia cardiaca relativa del entrenamiento. Para ello, se pueden utilizar test directos (como las pruebas de esfuerzo médicas) o test indirectos (como la course navette). Ahora bien, realizar un test para sacar la fcmax implica un esfuerzo de fatiga máximo, por lo que a muchos deportistas puede que no les sea beneficioso para la salud (personas con pocos hábitos deportivos, perosonas que no han practicado deporte a alta intensidad o personas con cierta edad). Así pues, para saber qué intensidad se debe marcar en el entrenamiento, también nos podemos guiar por las sensaciones del deportista. Para ello podemos utilizar la tabla de intensidades de Sanus Vitae e ir recaudando información de las pulsaciones que tiene el deportista cuando entrena en las diferentes zonas y así cuando ya tengamos muchos datos poder marcar las zonas de entrenamiento mediante pulsaciones.

 

Por ejemplo, si hago entrenar a un deportista todas las semanas a ritmo AM, sabré al final de mes cuáles son sus pulsaciones a ese ritmo. Así pues si este deportista entrena bajo las sensaciones de fatiga que marcan el ritmo y en todos los entrenes tiene una intensidad de entre 147-155, sabré a qué frecuencia cardica relativa trabajar para conseguir ir a ritmo AM.

En conclusión, la frecuencia cardiaca varía según las personas. Una misma intensidad puede tener diferentes ppm, y esto depende de la FCmax. Después entran en juego otras variables fisiológicas del entrenamiento como son el umbral anaeróbico, el lactato, la velocidad aeróbica máxima, etc. que abordaremos en próximos artículos.

Para marcar la intensidad mediante ppm se debe hacer de forma muy específica e individualizada conociendo la fcmax y si no se puede recopilando información de los entrenamientos y las sensaciones de fatiga de los deportistas para poder ajustar de forma indivudualizada la fcrelativa.

Debemos saber también, que las ppm varían según la especialidad deportiva. Por ejemplo, en natación y en ciclismo suelen ser más bajas que en carrera. Así pues, no debemos fiarnos de la frecuencia cardiaca en running para aplicarla en otras especialidades.

Para finalizar, diremos que el pulsómetro es una buena herramienta para marcar la intensidad del entrenamiento. Nos permite seguir ritmos de trabajo y ver las ganancias que tenemos con respecto a nuestra frecuencia cardiaca. Ahora bien, para ello se debe conocer su utilización y qué mejor que los preparadores físicos de Sanus Vitae para poder hacerlo.

 Vicent Gonzalez Alvarez

Entrenador en Sanus Vitae

Anuncios

Un comentario sobre “Las pulsaciones como método para marcar la intensidad. Introducción a la utilización de los pulsometros como marcadores de la intensidad de entrenamiento

    […] En anteriores artículos os explicamos de una forma fácil y sencilla como las pulsaciones son uno de los métodos para marcar las intensidades de entrenamiento. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s